Pintura Vitral EQ 37 ml

$180,96
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Artística Aguilar Bolivar 302 (esq. Rosales) CP: 1704 - Ramos Mejía - Buenos Aires - Argentina. Teléfono: (011) 4658-0429
    Gratis
Compartir

• Pintura Vitral EQ 37 ml

Pintura vitral al agua, traslucida. Ideal para utilizar sobre soportes no absorbentes como azulejos, vidrios, acetatos y también sobre superficies porosas como cartón, madera, yeso, etc. Resistente a la luz y al exterior.  Solubles en agua. NO TÓXICO

• Stained Glass Paint EQ 37 ml
Water-based, translucent stained glass paint. Ideal for use on non-absorbent substrates such as tiles, glass, acetates and also on porous surfaces such as cardboard, wood, plaster, etc. Light and outdoor resistant.  Soluble in water. NON TOXIC

El precio publicado corresponde a:
-> 1 unidad.

*** Disponemos de pinceles para cada técnica y necesidad, clásicos y especiales para cada tipo de pintura, con virolas de distintos materiales y formatos y con una extensa variedad de pelos: pelos de cabra, de marta, de oreja de buey, de pony, variedades de cerdas y fibras sintéticas de calidad ***


¡SU CONSULTA NOS AGRADA!. 
¡Pregunte cualquier inquietud!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
* ¿En qué momento se produjo el surgimiento de la técnica artística de los vitrales? *

Aunque la mayoría de los vitrales de antaño se colocaron en las iglesias, otros adornaron edificios públicos y casas palaciegas, y en estos casos los motivos eran civiles: dibujos heráldicos, escenas de leyendas, pinturas bucólicas, motivos guerreros o temas de caballería. Con el andar del tiempo y los progresos técnicos, los vitrales europeos, y también los que luego se instalaron en América, se pudieron hacer con planos de vidrio más grandes, gruesos y traslúcidos, y en una mayor variedad de colores, que incluía los muy buscados tonos rojo rubí y amarillo de plata. Así, el vitralismo ganó en brillo y variedad, lo que se puede observar, por ejemplo, en la catedral de Milán, que data del Siglo XV, donde aparecen todavía enriquecidos por los pinceles de talentosos pintores renacentistas.